Imprimir¿Te imaginas que nunca más fuera necesario tener que colocar un implante dental para sujetar una prótesis fija porque ésta ya sería innecesaria? ¿Te imaginas un escenario en el que se podría hacer crecer un diente de manera artificial pero con una composición totalmente natural?

Quizá pronto dejemos de soñar porque esta situación tendrá lugar muy pronto, ya que unos investigadores de una Universidad de Londres han demostrado, tras una serie de pruebas en ratones, que se puede hacer crecer un diente humano a partir de células extraídas de la encía del mismo paciente.

Esto supondría que ya nunca más se necesitarían las prótesis dentales, porque se le podrían extraer las células necesarias al paciente, luego se realizarán las combinaciones precisas en el laboratorio para volver a introducir el compuesto como paso final, como consecuencia el diente comenzará a nacer como si se tratara de un proceso natural.

Lo cierto es que en un mundo en el que hoy es posible la clonación, este tipo de cuestión no nos sorprende en absoluto, pero sí que nos llena de entusiasmo y esperanza ante el futuro tan halagüeño que nos espera ya que la posibilidad de crear dientes a partir de células de la encía permitirá que futuras investigaciones que puedan desarrollar un sistema por el cual esta tecnología sea empleada en las clínicas dentales.

Eso sí, como bien han advertido los investigadores al presentar el estudio, no se trata de una cuestión inminente, sino que pasara mucho tiempo antes de que se pueda utilizar de manera habitual en las clínicas dentales.

Hasta entonces habrá que seguir utilizando los implantes dentales como la mejor forma de conseguir conformar la raíz de la prótesis dental que luego se colocará, un método que se ha perfeccionado hasta tal punto de conseguir imitar a la perfección la estructura y forma de un diente natural pero que nunca podrá llegar a ser un diente natural.

Sin embargo la evolución en la técnica de colocación de los implantes dentales en V&C Odontólogos y en el diseño y posterior fabricación de las prótesis dentales con un laboratorio de confianza dental supone una auténtica revolución en la estética dental, ya que lo que antes era una quimera al alcance de muy pocos y tras mucho sufrimiento, se ha convertido ahora en una intervención sencilla y relativamente económica.