blog 1

El cuidado de los dientes debe darse desde la primera infancia y debemos tomar diversas precauciones para evitar que el uso de ciertos medicamentos afecten la estructura de los dientes. Los estudios realizados han demostrado que los bebés y niños que reciben medicación habitual durante los primeros años de vida tienen más del doble de riesgo de padecer defectos en el desarrollo del esmalte dental que el resto.
Así lo asegura una investigación realizada entre escolares por la Universidad de Granada. El 60,3% de los niños que participaron habían sido medicados de manera habitual presentaban defectos en el desarrollo del esmalte dental. Estas alteraciones pueden ser una disminución de la mineralización, visto como manchas opacas en los dientes, o también una deficiencia en el espesor del esmalte – hipoplastia.

 

Estos defectos en la formación del diente traen como consecuencia mayor riesgo de caries, fracturas y provocan sensibilidad y dolor en los dientes afectados. Asimismo al ser dientes de menor tamaño, podría ocasionarse problemas de apiñamiento y maloclusiones por falta de espacio en los dientes permanentes.blog 1 copia
Se debe tener especial cuidado con el uso de antibióticos a base de tetraciclinas, que causan desmineralización y oscurecimiento del esmalte (veteado) así como el empleo de jarabes muy azucarados, por lo que una buena práctica será el  que el niño se lave los dientes o enjuague su boca con agua a fin de prevenir la fermentación de los azúcares y por ende, la desmineralización y avance rápido de las caries (caries rampante).